Puesto 95. "Gorillaz" (2001) GORILLAZ


Como si faltara en este mundo en donde las relaciones interpersonales quedaron en un segundo plano. Donde la comunicación virtual a través del ciberespacio o los teléfonos celulares abruman a la gente envolviéndola en pequeños caparazones, alienándola, despojándola de una vida en armonía con el resto de la sociedad. Como si fuera poco, la aparición de una banda virtual, de concepto puro, se hace presente en este milenio para suplir la falta de músicos en escena. Gorillaz, banda creada por Damon Albarn, el genio creador de Blur, y Jamie Hewlett, un caricaturista londinense, hizo su aparición a principios del siglo para dejarnos una variedad de temas pegadizos, de variado género y matiz. Creada a través de cuatro caricaturas, sus apoteóticos shows, puramente visuales, en donde la música es una simple excusa para deslumbrarnos con el poder de las imágenes; Gorillaz se despacha con canciones que rozan con el brit pop mezclándose de manera rara y enfermiza con el hip-hop y el dub, donde la voz de Albarn, característicamente peculiar, se lleva el protagonismo. Gorillaz es, a diferencia de su anterior proyecto, Blur, una banda donde la impronta poética queda de lado, dándole paso a ese efecto visual antes citado y a la creación de un sonido que busca el suceso comercial en detrimento de un vuelo artístico, de un sonido más elaborado. Con sentadas bases digitales, Gorillaz con su primer disco nos muestra un innovador costado de la música con predecible final precipitado.
De 1 a 10: 6 puntos.

0 crónicas póstumas: