Puesto 94. "Rock Steady" (2001) NO DOUBT


La despedida de esta gran banda que supo ser uno de los estandartes del ska en la década del ´90 y que luego, el camino de la música los condujo hacia una extraña mezcla con el pop que terminó aniquilando sus buenas intenciones. Este último disco es una muestra de ello, esa mixtura de sonidos electrónicos que le juegan una mala pasada al sonido puro, primitivo de la banda. Pero eso no es todo en este disco, también, y por eso la inclusión en este conteo, la banda reanima con grandes aventones la vieja llama de su mística incluyendo temas del cancionero reggea y ska, demostrando porque fueron grandes exponentes del género.
Esta última aventura desvariada y anacrónica funciona como excusa de Gwen Stefani para separarse de sus compañeros y abrirse camino en el mundillo del pop comercial. Este disco es el resultante de ese encuentro de pareceres en donde la antigua mística de la banda y la excursión por el pop juegan una batalla en la que el resultado es un disco destinado más al boliche que a la discoteca de algún melómano. Pero, al margen de pareceres encontrados, Gwen Stefani sigue demostrando una gran destreza vocal y carisma desbordante que hace aumentar la valorización de la obra. Recomendado solo para los melancólicos.
De 1 a 10: 6 puntos.

0 crónicas póstumas: