Puesto 93. "Extraordinary Machine" (2005) FIONA APPLE


Un arte extraño, centrado en las entrañas del pop, con etéreos arreglos de cuerdas. “Extraordinary Machine” muestra a Fiona Apple descaradamente excéntrica, en una obra visceral, indisciplinable, éticamente incorrecta. Un soliloquio de cuerdas, un piano que marca la melodía y la lírica astutamente desordenada, conjugan en el arte de Apple una música excéntrica, carente de cualquier categorización.
Marca los compases indescifrables de una generación abatida por la melancolía, las palabras hirientes, el consuelo en la autoproclamación, la histeria desmedida. Son las condiciones inherentes a su estilo, a su música, que se va desarrollando conforme uno escucha sus canciones. Es una prolongación de lo que esta chica con apellido de fruta nos viene mostrando, desde su introspectivo y excelente disco “Tidal” de 1996 a este póstumo álbum, que no es más que una ramificación del primero, analizándolo fríamente.
Un disco con altibajos, cabe aclarar, más altos que bajos; que atrapa la esencia primitiva de la intérprete de a ratos y nos lleva por un camino de conformidad opuesto a la transmisión natural que la obra quiere resaltar.
De 1 a 10: 6 puntos.

0 crónicas póstumas: